28 de septiembre de 2006

Déjà vu financiero

El término déjà vu (en francés ‘ya visto’) o paramnesia describe la experiencia de sentir que se ha sido testigo o se ha experimentado previamente una situación nueva. Este término fue creado por el investigador psíquico francés Emile Boirac (1851-1917) en su libro L'Avenir des Sciences Psychiques, basado en un ensayo que escribió mientras estudiaba en la Universidad de Chicago. La experiencia del déjà vu suele ir acompañada por una convincente sensación de familiaridad y también por una sensación de «sobrecogimiento» o «extrañeza». La experiencia «previa» es con frecuencia atribuida a un sueño, aunque en algunos casos se da una firme sensación de que la experiencia «ocurrió auténticamente» en el pasado. [Extraído de la Wikipedia]


Supongo que como muchos de los que lleven más de un lustro en los mercados no soy el único que tiene esa sensación de "esto ya lo he vivido", hemos pasado de la famosa burbuja .com a la burbuja del ladrillo y la energía, porque si bien el clima de operaciones corporativas era ya bastante alto, en los últimos días se ha disparado, y de que manera, sobretodo en esa aldea de incombustibles 'galos' ¡al sur de los pirineos! :-)

¿Cuánto durará esto? eso no lo sabemos, ¿cómo acaba esto? eso me temo que si lo sabemos. Mucha gente comenta que la situación no es la misma que en el 2000, que en aquellos tiempos las empresas no tenían nada detrás que avalase las cotizaciones alcanzadas, que no había plan de negocio y que ninguna de esas empresas ganaba dinero, todo eran promesas de resultados futuros mientras el agujero financiero interno no paraba de crecer día a día, es cierto. El mercado entonces no equiparaba la relación real entre el valor de una empresa sobre los libros de cuentas y en bolsa, después vino el bluff, pero igualmente puede pasar ahora, hay una coletilla que todos conocemos que dice "solo un necio confunde valor con precio", y evidentemente las constructoras, las eléctricas, los bancos, etc... están ganando dinero en el mundo real como nunca lo han hecho, este año se ha visto en las cuentas records de beneficios de todas esas empresas, pero eso no quiere decir que en bolsa valgan lo que valen.

Cuando despertemos el sueño actual, ahora, dentro de un mes, o dentro de 2.000 puntos, que luego nadie se escude en que son empresas con negocios rentables y sólidos, porque la bolsa puede perfectamente ir por un lado y la empresa por otro, en el pasado lo hemos visto y en el futuro lo veremos, como ejemplo y contraejemplo no habría mas que mirar a la cotización de Telefónica de los últimos 18 meses y sus cuentas record.

Ya sabemos que el común de los mortales no suele aplicar stop-loss... ¿estamos cultivando una nueva generación de pillados? El tiempo dará las respuestas.

Centrándonos en nuestro mercado, evidentemente nada tiene que ver el Ibex35 de hace seis años con el Ibex35 de hoy, por lo tanto no debe quedar mas que en el anecdotario la comparación los máximos históricos de entonces y de ahora, no son mas que números marcados por unas empresas cambiantes en nombre y en ponderación, acaso no nos acordamos que Terra estuvo en el Ibex y ya no existe, o que Telepizza, Service Point, Zeltia, Jazztel también fueron miembros destacados del ibex y ahora andan mendigando décimas partes de lo que en su día valieron en bolsa.

Es comparar Churras con Merinas, queda mono porque el ser humano tiende siempre a comparar, pero realmente este tipo de comparaciones no tiene mucho sentido, el que compre una acción que compare siempre su precio con su precio, que no tenga en cuenta los índices, ni siquiera los sectoriales de la empresa comprada, y quien compre un índice pues igual que compare siempre la curva en la que pone sus duros, de nada sirve comparar un Cac40 con un S&P500 o un Nikkei225,… todas estas chorradas que estoy diciendo, las digo porque a veces se nos olvidan precisamente por eso, por ser chorradas obvias.

Por último esta claro que un pelotazo sienta bien a todo el mundo, pero yo sigo prefiriendo la tranquilidad que te da un índice, que para bien o para mal nunca te hará estragos, estos días en que radios, prensa, internet y televisiones hablan de bolsa eufóricos con alegría y una gran sonrisa en la boca (¿dónde esta la imparcialidad y la profesionalidad?), no me quiero ni imaginar como se les habrá quedado el cuerpo a los que hayan tenido timowarrants put, o futuros u opciones, o venta de títulos a crédito en las empresas opadas.
En cambio, insisto, en un índice (además de tener más facilidad y liquidez) nunca una noticia puntual mala para nuestra posición nos hará un roto considerable, por mucho que unas EADS o unas Nokias se caigan un 25% en una sesión.

Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario