17 de julio de 2007

Cuando algo falla, o... somos tan débiles como nuestro eslabón más débil

Foto cadena

El mundo del trading tiene algunos inconvenientes, algunas ventajas, algún gran inconveniente y alguna que otra gran ventaja,... no voy a hablar de las ventajas, ventajas que mas o menos todos conocemos/buscamos/perseguimos cuando nos vamos iniciando en el mundo de la bolsa y las inversiones por cuenta propia. Aunque no todos tengan éxito, todos las tenemos en mente.

Pero en cambio si lo haré de los inconvenientes, sobretodo de esos inconvenientes cuando el trading pasa de ser hobbie a ser un trabajo, tu trabajo:

Todos sabemos que con una línea de internet y un ordenador medianamente potente abrimos la puerta a un mundo de infinitas posibilidades, pero el ser humano es optimista por naturaleza, e igual que cuando se abren posiciones en el mercado poca gente se plantea lo que puede perder y si lo que puede/piensa ganar, en el ámbito del equipamiento sucede lo mismo, se descuida, pero tenemos que invertir también con unas herramientas adecuadas.

Está claro que habrá perfiles y perfiles, pero según uno va pasando del ámbito hobbie al ámbito profesional va viendo que no todo es tan sencillo y hay que buscarse redundancias por todos los lados, porque cuando menos lo esperas cualquiera de las partes que forman esa cadena motriz salta por los aires y te deja ‘con el culo al aire’.

Foto cadenaPor ejemplo, y yendo por partes, lo más normal es tener una SAI que te aguante al menos media hora el TFT principal y la torre, por si se va la luz. Incluso si vives en Madrid (y quién dice Madrid dice cualquier gran ciudad) donde la luz ‘nunca’ se va, hay veces que la excavadora de turno de las obras de ‘noséqué’ corta un cable que no debe, o se quema una subestación eléctrica. Y en cualquier pueblo lo normal es que durante el día casi-todos-los-días haya microcortes de luz (por no hablar de las subidas y bajadas de tensión), cortes a veces inferiores a un segundo que por supuesto si tienes un ordenador funcionando te lo pueden resetear (o incluso dañarte la fuente). Si en Madrid una SAI es importante, en algo que no sea una gran capital de provincia es fundamental, una SAI no sólo funciona evitando reseteos por cortes o microcortes de luz, también protege nuestro equipo informático de los picos de tensión de la red.

La SAI se puede pasar por alto si trabajamos con un ordenador portátil como ordenador principal, el que siempre deberemos tener con la batería bien cargada y/o conectado a la red eléctrica para que si se va la luz por causas anteriormente descritas no nos afecte estando esta completamente cargada.

Podría decirse que entonces el tema alimentación ya lo tenemos cubierto, ahora vayamos con el tema hardware.

Tener dos ordenadores como mínimo es también imprescindible, aunque no haga falta que sean los dos a la última, ya que el segundo puede ser el que nos quedó ‘obsoleto’ en la última actualización de equipo que hicimos, y de manera que en la próxima que hagamos el que ahora es el principal lo dejemos como secundario, y así sucesivamente. En ambos debemos tener instalado el mismo programa (y versión) de trading que usemos con las mismas configuraciones y sistemas, algo que debemos sincronizar al menos una vez por semana, así si se nos queda frito el A encender el B y tener todo funcionando en pocos minutos, ya averiguaremos cuándo podamos que le ha pasado al principal A.

Hasta el momento todo es mas o menos obvio, vayamos con el acceso a internet, el ADSL es lo mejor, pero claro, siempre y cuando no falle o algún técnico de la compañía telefónica esté tocando o enredando en la centralita y te deje sin ADSL porque se la está poniendo a algún vecino tuyo y haya tenido que desconectarte a tí unos minutos, por una actualización hardware en la centralita, o simplemente porque es una avería general y resulta que medio vecindario estáis sin ADSL (y tú siempre estarás en el medio vecindario que no tiene). En ese caso de nada te sirve llamar ‘a ver que sucede’ con tu ADSL y decirles que ‘lo necesitas para trabajar’, lo más que te dirán es que lo están arreglando (aunque no sea cierto) y que te prorratearán y descontarán los días que estés sin ADSL en la próxima factura (en La Moraleja, un barrio ‘pobre’ de Madrid, Telefónica tuvo bastantes días sin adsl a un montón de vecinos hace unos meses).

Foto cadenaHay que tener un plan B. Tener la WiFi abierta de algún vecino o de algún Fonero o la de la ‘Cafetería Braulio’ de la esquina para poder conectarte aunque sea dándole un palo a la tarjeta de crédito no es un buen plan, no lo es por dos motivos; si es una avería general probablemente ellos estén también sin ADSL y si no es así, puede que cuándo llegue el momento, aunque tengan ADSL, no estén visibles para tí o por el motivo que sea tengan sus respectivos routers apagados...

Tenemos que tener contratado con algún proveedor de telefonía móvil acceso a internet de manera que, aunque sea a precio de oro el Kilobyte, podamos en un par de minutos seguir alimentando a nuestro programa de trading o web del broker.

Con todo lo anterior podríamos decir que estamos casi al 99,9% cubiertos ante cualquier incidencia. Por supuesto en los ordenadores de trabajo olvídate de que nadie salvo tú los toque (el peor virus es un mal usuario y tú puedes saber lo que haces tu pero no lo que hace otra persona), de instalar juegos (con las cosas de comer no se juega) y de tener eMules, Bittorrents o similares corriendo (no ya por hacer un favor a las organizaciones mafiosas que estarán emocionadas de que alguien en internet recomiende no usar esos programas P2P, y no darán crédito a lo leído, sino porque ese tipo de programas aumentarían la latencia de nuestro ADSL, y en ciertos momentos eso te puede suponer mucho más dinero de lo que valga mantener una línea móvil adicional de datos), si quieres usar emules, adelante, pero hazlo con otra línea.

Si me apuras, el consejo que yo doy es que el ordenador de trabajo este lo más ‘pelao’ posible por dentro, es decir, sin florituras innecesarias, por ejemplo, esa tarjeta PCI que ya no usas quítala, o si tienes varios discos duros, deja sólo uno puesto y los demás mételos en cajas USB (ganarás en vida útil de los mismos y en flexibilidad), etc... así de paso ahorrarás algo de luz, calor y ruido.

Foto cadenaTener todo tan bajo control no quiere decir que uno tenga que estar las 14 horas que el mercado Eurex está abierto al día delante del PC, o las que esté abierto el mercado que tradeemos, se puede instalar un programa contador de tráfico con alertas sonoras, como por ejemplo este, el cual configuraremos para que nos avise si el tráfico descargado no llega -por ejemplo- a 1 Kilobyte en/cada 30 segundos, así en cuanto nuestro ADSL falle nos lo va a ‘cantar’ y podremos ir al PC ver que pasa y tomar contramedidas rápidamente.
Por supuesto también puede pasar que funcione todo, pero el programa con el que tradeamos se cuelgue, a fin de cuentas es un programa como otro cualquiera y en cualquier momento ‘se le podría ir la pinza’, como el programa deja de consumir datos, la alerta sonora anterior igualmente nos avisaría estando en casa de que algo no va bien.

Si arriba pongo un 99,9% y no un 99,99% es porque siempre habrá algo que no esté en nuestra mano, y en este caso hablo del proveedor de datos interno de la plataforma que usemos para trabajar, si no le llegan datos el programa no gráfica y ‘deja de funcionar’ aunque esté funcionando correctamente, incluso puede que ‘se le vaya la pinza’ y se ponga a lanzar órdenes a diestro y siniestro.

En este caso las redundancias las podremos buscar vía web, todos los brokers ofrecen tiempo real gratis que podremos ir refrescando e ir viendo in situ cómo está el mercado aunque nuestra plataforma este ‘parada’ porque no recibe datos en tiempo real, algunos brokers incluso nos ofrecen soluciones más avanzadas, con las que no tendremos que hacer nada ya que las propias páginas o plataformas se autorefrescan, como pueda suceder con Interdin o Interactive Brokers... dentro de lo malo podríamos cerrar una posición a mano ante un imprevisto del mercado en contra de nuestros intereses (ya sea una fuerte caída estando largos o una fuerte subida estando cortos).


Ahora si que podríamos decir que ya tenemos un 99,99% de fiabilidad y algo de libertad (entendiendo que trabajamos en mercado con sistemas automáticos, porque si lo hacemos discrecionalmente obviamente tradeáremos las horas que estemos delante de la pantalla, discrecionalmente tendremos toda la libertad que queramos simplemente decidiendo no operar).


Pero resulta que, aunque nos gustaría, el mundo no gira a nuestro alrededor (aunque a algún A-list-blogger ya le gustaría), sino que somos nosotros los que giramos alrededor del mundo, y por tanto habrá días que tengamos que ir al sitio tal o al sitio cual a hacer lo que sea por mucho que haya un dato macro de turno muy importante o nuestros sistemas estén en zona critica operativa, e incluso, por qué no, simplemente porque nos apeteció salir a dar una vuelta y airearnos porque el mercado está relativamente tranquilo.

Esa situación nos hace vulnerables a cualquiera de las fatalidades mencionadas arriba, ese 0,01% y Murphy se pueden aliar si estamos fuera de casa. Y es que a muchos sitios uno podría ir cargando un portátil, abrirlo, conectarse y ver en remoto que todo va bien, pero la gran mayoría de las veces ir con el portátil a cuestas es inviable, no ya sólo por lo ‘estético y funcional’ sino por lo ‘práctico’ o ‘logístico’. Estamos vendidos al azar.

Foto cadena rotaEl viernes pasado (viernes y 13 para los supersticiosos estadounidenses), pasó algo parecido, tuve que salir de casa y al llegar a casa me encontré una situación ‘DEFCON 1’ al encender el TFT, se me había reiniciado el ordenador estando fuera, algo absolutamente fuera de lo normal, aún no sé que es lo que pasaría, pero no importa, lo importante es que pasó y lo que podría haber pasado. En Dax y EuroStoxx no hubo problema, pero en el Bund vi que estábamos largos a 110,68 y cotizaba por debajo de 110,30, a todas luces excesivo respecto a pivote normal operativo; análisis frío de la situación en pocos segundos, no cerrar precipitadamente y el temple suficiente para aguantar a poner una orden tipo stop en 110,24, menos mal que luego el mercado comenzó a subir algo, al final ese mal trade se cerró el viernes en 110,39 y desde ese momento en el Bund estamos fuera de mercado. Ahora anda bastante más arriba en ese estúpido lateral en cuña ascendente de las últimas sesiones, en fin, mala suerte. Visto en perspectiva la cosa fue mal, pero no muy mal, puesto que dos metesacas de 10 puntos seguidos en torno a las 15:00 horas y los de ayer nos los ahorramos, de todos modos eso es lo de menos, que no quiero desviar la atención respecto a la reflexión/análisis que os propongo con está entrada.

Así que he decidido dar un segundo salto en movilidad, algo que la verdad es que hace tiempo barruntaba pero que visto lo sucedido y el volumen manejado considero a todas luces necesario para poder controlar y manejar en movilidad sin por ello tener que ir por la vida sin portátil y pensando “que estará pasando” o cargar con un ladrillo espantoso. Este fin de semana he adquirido un móvil de ultimísima generación con el que espero poder tener en mis salidas todo bajo control sin dar mucho el cante... al final es un poco lo de siempre, según lo en serio que te tomes esto, así de serias deben ser las herramientas que usemos/paguemos, iré experimentando poco a poco con el nuevo gadget... en cuanto llegue :-)

Un saludo.
PD. Las fotos CC apuntan a sus respectivos autores.
Technorati tags Technorati tags: , , , , , , ,

No hay comentarios:

Publicar un comentario